martes, 19 de enero de 2016

Recomendaciones para concluir una presentación en publico.


Evitar en la conclusión

Al concluir debemos cuidarnos de algunos detalles que pueden deslucir nuestro cierre, se han dado casos donde el desarrollo a resultado interesante pero el final resulta vacío y esto deja una sensación muy simple en la audiencia, quien mentalmente esta con expectativas de algo tan interesante como el desarrollo, por eso al hacer una conclusión debemos evitar lo siguiente:

Estirarla demasiado: Entre las cosas más molestas en un orador esta no saber terminar, una vez que el público sabe que va a cerrar ya está mentalmente preparado para ese proceso y alargar el cierre va restando la atención y la emotividad de los oyentes cayendo en un desagrado donde lo mejor del cierre será que el orador se calle de una vez por todas.

Hablar deprisa o bruscamente: La conclusión es una despedida y debe ser  atendida para que sea positivamente inolvidable, hacerla en forma brusca o acelerada le roba el encanto que se debe buscar y crea una sensación poco favorable.

Usar frases negativas: El orador antes de irse debe dejar un halo de buena energía y optimismo, de necesidad de decidir, de motivación a la acción o de profunda reflexión, nada de esto se conseguirá usando frases negativas y con ellas me refiero a frases de lamentaciones, quejas o malos augurios.

Dar excusas y justificaciones: Las excusas siempre están demás aparte de llevar un manto de duda y las justificaciones nunca son creídas y hacen ver débil a quien las expresa, así que evítelas en todos los casos. Haga un trabajo dando lo mejor frente al público y no las necesitara.

Frases trilladas y carentes de fuerza como: - Esa es toda mi exposición espero que le haya gustado – esta frase es un desastre el orador si ha prestado atención a su público debe saber si le gusto o no. Otra frase es – No me queda más nada que decir gracias por su atención – esta es deprimente deja al orador como escaso de información o de capacidad de opinión, otro estilo es – Gracias a todos los amo, amor, amor y más amor, los envuelvo en amor – simplemente cursi y deja mucho que desear.

Omitirla; presentar un tema sin conclusión es de todas los ángulos absurdo, resulta mejor cortar parte del tema que quitar el cierre, siempre debe tener su conclusión bien elaborada y conocer con precisión y el tiempo que le llevara para así darle su espacio.


Consejos a seguir en una conclusión.

Al finalizar nuestra presentación existen algunas recomendaciones que pueden servirnos de ayuda, para tener mejor impacto  una conclusión debe:

Mostrar imágenes abundantes, la conclusión debe ser mentalmente vistosa, sonora, atractiva y emotiva. Es clave apoyarse en las figuras retoricas para embellecer el cierre.

Recapitular o resumir el tema, es clave hacer un reforzamiento de la información dada pero en una forma bastante breve, ya sea por un resumen general, la reiteración de aspectos claves o la repetición del objetivo central, esto refresca la intención de nuestras palabras y catapulta el impacto del cierre.

Usar frases claras,  sencillas e impactantes, al terminar debemos evitar palabras rebuscadas, superfluas y de uso poco común, debe usarse un vocabulario muy familiar, ameno de fácil compresión y fresco, para que imprima un ritmo suave al pensamiento del oyente.

Muestre mayor aplomo al hablar, en la conclusión debe hacerse un despliegue de expresión corporal y de entonación, es el sello de oro a toda la presentación y por eso debe ser brillante, enérgica y directa al punto.

Sienta usted la energía de su conclusión, solo así podrá trasmitirla, inspírese al elaborarla, ensáyela, practíquela una y otra vez hasta que impregne su mente y su corazón, viva su conclusión para hacer que el público la viva también.

Según como te despidas te volverán a invitar.

Yael Jiménez Alvarado.




2 comentarios:

  1. Excelente articulo , como toda su ensenansa, sencilla y practica, mejor imposible..

    ResponderEliminar